DÍA SIN IVA: UNA BOCANADA DE OXÍGENO CONTAMINANTE.

Comentario de Opinión editorial.

Por Jonathan Cantillo Reyes

Vídeo tomado de redes sociales
Créditos al autor.

El asunto del día sin IVA es un asunto complejo. Cuando todo el mundo escuchó la medida estatal les pareció risible, burlesca, un timo, un paliativo engañoso. Sin embargo, la realidad que expresan los hechos es bastante más compleja de evaluar. ¿Por qué?

Según el decreto 682 de 202, si ocurren hechos que «perturben o amenacen perturbar en forma grave e inminente el orden económico, social y ecológico del país, o que constituyan grave calamidad pública», podrá declarar el estado de emergencia económica, social y ecológica. Esto permite que el presidente de la república pueda dictar decretos con fuerza de ley para manejar dicha crisis.

En la séptima página del decreto de 19 páginas dice: «con el fin de reactivar la economía y estimular el consumo se propone crear una nueva norma con el fin de establecer una exención especial del impuesto sobre las ventas (IVA).»

¿Por qué es importante la reactivación de la economía?

Si la ciudadanía no consume o no gasta dinero el empleo se reduce y aumenta la crisis. Póngamos un ejemplo. Juan es un campesino. Él cultiva arroz y vende 50 bultos a una arrocera. La arrocera los prepara y los lleva a una supertienda en pequeñas bolsas. La súpertienda la vende y tú y yo compramos. Pasa de manera muy similar con todo tipo de productos. Sin embargo, con el Coronavirus nadie sale de casa sino a lo necesario. Esto en teoría, pues ya vemos que eso de quedarse en casa no sucede así en todos los casos. Pero la mayoría de la gente no quiere gastar el dinero inmediatamente, pues tiene miedo de que ocurra una emergencia y no estar sin dinero, de manera que compran lo necesario.

Comprar lo necesario es algo muy bueno para cada familia de manera individual, ya que se protegen. Pero, ¿qué sucede con los que no venden cosas tan indispensables como ropa o zapatos?

Por ejemplo, la señora María tiene una empresa de ropa femenina. ¿Quién compra ropa para estar encerrado? La señora María no tiene ningún ingreso económico o muy bajo. Y mientras la cuarentena siga, ella estará rumbo a la quiebra o al desempleo.

De manera que no solo la señora María pierde su empleo, sino miles de personas que viven de venta o consumo de elementos no esenciales para esta crisis. Una gran parte de ellos estará desempleados pronto y tendrá que buscas otra forma emergente de generar ingresos. Vendiendo desinfectantes u otra cosa. Entonces, ¿la medida del IVA en qué medida ayuda?

Es un paliativo, porque el IVA en Colombia va desde 0% al arroz a un 19% en el aceite y abarrotes un 21% en electrodomésticos. Esto quiere decir que para muchos productos hay una posibilidad de que se vendan más. Si antes para comprar una falda y una blusa de doña María debías pagar al almacén $100.000 en el día sin IVA pagarías $81.000. Esta reducción puede hacer que doña María pueda mejorar significativamente sus ventas sin tener pérdidas.

Ahora bien,  ¿se salvará el negocio de doña María por vender 20 o 30 prendas en un día, si el resto de los 4 meses de la crisis no vendió nada? Tal vez pueda llegarle un dinero que le permita pagar los servicios o deudas, pero no necesariamente salvar su negocio. O tal vez a ella le vaya bien si tenía ahorros y le va bien en el día sin IVA. Pero, ¿qué hay de los que no tenían ahorros y tampoco les va tan bien en las ventas en este día? Nada los va a salvar. Por ello, muchos vieron la medida como insuficiente. De hecho, en redes sociales hubo muchos memes de burla.

Por otra parte, ¿qué hay desde la perspectiva del consumidor? Si yo, por ejemplo, pensaba comprar una nevera y tenía el dinero, pero con la crisis del Coronavirus no me atrevía porque debía tener cuidado con mis gastos, y ahora, me sale la nevera de $1.000.000 en $790.000, ¿qué crees que haré? Y esta situación se hará evidente en mayor o menor medida en las compras que haré, de acuerdo con el presupuesto que tenga guardado. Más aún cuando el gobierno y los medios hicieron la tarea con artículos indicando cuanto sería el ahorro.

Por ello vemos los lugares sumamente atestados de gente que ha perdido el juicio por verse cegados por necesidad de consumo. Esto es algo necesario para reactivación de la economía. Si yo compro una nevera doy trabajo a una red. El almacén y sus trabajadores (vigilantes, cajeros, aseo, mantenimiento etc), el asesor comercial de la empresa de neveras que debe estar en el almacén, los trabajadores del almacén donde importan la nevera, trabajadores de la aduana, etc. Todos en cierta medida son beneficiados pues tienen trabajo o lo pueden conservar un par de días más o un mes más.

Vídeo tomado de redes sociales
Créditos al autor.

La otra cara del asunto.

Colombia tiene unos niveles ascendentes de manera desmesurada en contagios con respecto al COVID-19. Día tras día los números se incrementan de manera preocupante. Ayer hubo 3.171 que dieron resultados positivos. Además, hubo 86 fallecidos atribuidos al COVID-19. En un panorama tan preocupante como este y ante la necesidad de conservar medidas básicas de distancia social, ¿qué tan favorable ha sido el día sin IVA?

Lógicamente, ha habido una reactivación de la economía. Miles y miles de consumidores han salido a gastar su dinero, pero ¿a qué costo? ¿Cuántos de estos miles que por las políticas de estado han salido a consumir y dar vida a la economía por necesidades reales o falsas necesidades que se han creado a sí mismos por el llamado de un pedagogía de mercado y sus propios anhelos egoístas estarán disparando las cifras de afectados por el Coronavirus?

¿Por qué no hubo en este caso una preparación previa como la que hacen para los viernes negro de Estados Unidos, asumida por extensión acá en nuestro país, invitando a la gente a comprar online? En aras de salvaguardar la vida una de las cosas que debió decretar el Estado debió ser una política clara de cada ciudad para verificar la viabilidad de este día en medio de esta circunstancia.

Es muy probable que el gobierno haya estado viendo con mucho positivismo el futuro. No hay que culparlos, según ellos todo iba muy bien, para cuando se organizó el decreto Colombia tenía una situación de estado de emergencia. En las primeras 6 hojas del decreto ellos mismos hicieron una análisis desglosado con cifras. Pero en comparación con otros países parecía que nuestra situación era más halagueña y presagiaba un futuro, hoy presente, más manejable. Pero eso solo en la visión de ellos, pues los externos al gobierno nunca hemos visto la curva aplanada de la que ellos hablaron. Todos hemos visto al país subir y subir en crisis.

Hoy tenemos los desmanes y las locuras en centros comerciales y almacenes de cadena, tan típicas de todas las promociones únicas que ocurren en otras temporadas del año. Sin embargo, no estamos en una condición igual. Hay un agravante, un virus mortal invisible al acecho. Si cuando se firmó el decreto los ciegos del estado no lo veían venir ¿por qué si ya esto era inminente hace semanas no tomaron medidas estratégicas? En lugar de eso buscaron reacomidar la fecha a un día que fuese estratégicamente más cómodo para vender. Porque hubo un adelanto de fecha para propiciar el consumo.

La revitalización de la economía es necesaria. Y el día sin IVA a la larga es positivo. No es una solución, es un leve alivio para la economía. No creemos que salvará la nadie. Pero tampoco debería caber en la mente de nadie la insensatez de no tomar medidas alternativas para proteger a una población, a una ciudadanía inculta. A una ciudadanía que no le ha dado la misma educación para protegerse como ser le brinda para comprar y consumir.

¿De qué vale la programación diaria de una hora de un presidente? ¿Es un plan de mejoramiento de imagen personal o es un medio educativo? ¿Dónde está su aporte a la educación cuidada ante la crisis en estas circunstancias? ¿Por qué en lugar de ver ministros sacando ideas sin filtro no vemos mejor un panel de expertos reales que ayuden a la gente a una pedagogía del vivir en medio de la muerte?

Revisado y corregido por: Yeritza Suárez.

Frecuencia Alternativa

Somos un medio de comunicación digital multiplataforma, alternativo e independiente, enfocado en las expresiones artísticas y culturales, de la Corporación Frecuencia Alternativa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *