Carla Martínez nos regala un poco de honestidad y magia en su primer LP «Déjame morir por 8 días»

Musica

La cantante y compositora chilena Carla Martínez lanzó su primer Long Play titulado Déjenme morir por 8 díasun testimonio auténtico de introspección, donde la artista comparte sus experiencias de adolescencia y emociones más profundas a través de letras íntimas y una amalgama musical que fusiona el poder del rock, coros pegajosos pop y guitarras folk.

El álbum presenta composiciones impactantes que exploran temas que van desde el amor y la melancolía hasta la rabia, el asco y las inseguridadesCarla nos lleva a un viaje emocional a través de letras explícitas y emotivas, conectando profundamente con los jóvenes que encuentran en su música un espejo de sus propias experiencias.

Con una impresionante lista de músicos colaboradores, el álbum cuenta con la destreza de guitarristas como Nacho Barrientos, Diego Navarro, y Pablo Acuña. Los bajos de Pablo Acuña y Fernando Castillo, las baterías de Cristobal Soto y Benjamín Candia, y la variedad de teclados aportados por Pablo Acuña, Benjamín Candia, y Renato Quezada, enriquecen la experiencia sonora. La participación de Antonia Silva en violines y Sebastián Ruiz en saxofón añade capas emocionales y melódicas únicas. Las voces de Carla Martinez, Belen Azocar (Anís) y Pablo Acuña (Pau) se entrelazan para crear armonías poderosas y evocativas.

La producción y mezcla estuvo a cargo de Pablo Acuña y Nacho Barrientos, con la participación de Wally en «Te odio tanto», dan forma a un sonido distintivo que define la identidad musical de Carla Martínez. En tanto, la masterización de esta placa estuvo a cargo del reconocido ingeniero en sonido, Arturo Zegers.

«Busco provocar un espacio de intimidad en el que los jóvenes puedan sentirse identificados y acompañados en su proceso, como yo lo necesité cuando era más joven», explica la artista quien además detalló que su principal objetivo es «conectar con las vulnerabilidades de la gente, algo que ya he encontrado en mi corta carrera musical

Con una base sólida de exploraciones entre la voz y la guitarraCarla Martínez ha consolidado su lugar en la escena musical chilena. Su proyecto solista, iniciado con el EP conceptual Animalia in (a)corde, culmina en el lanzamiento de Déjenme morir por 8 días, un álbum que promete resonar en la audiencia con su sinceridad y emotividad y que fue grabado gracias al Fondo de la música.

Déjame morir por 8 días, canción por canción:

  1. Mala: Un emotivo vistazo a las dinámicas familiares, «Mala» expresa la sensación de ser malinterpretada y juzgada por la familia. La artista desgarra el velo de la percepción externa para revelar sus verdaderos sentimientos con un viaje esperanzador de armonías potentes y honestas.
  2. Ciudad: Surgida durante la pandemia, «Ciudad» es una pieza que explora la envidia y la frustración hacia una amiga privilegiada. Carla canaliza sus emociones a través de la música, cuestionando la disparidad en las experiencias de vida, en clave de una dolida balada pop y guitarras de ensueño.
  3. Me tocas, qué asco: La canción más impactante del álbum aborda el tema sensible del abuso sexual. Carla se sumerge valientemente en la oscuridad, utilizando el lenguaje R&B y un pop poco convencional, con arreglos de saxofón y teclados empedradores, como un medio para arrojar luz sobre una realidad dolorosa.
  4. Algunas cosas (Feat Anís): En esta colaboración con Anís, Carla toca las fibras más sensibles de la inseguridad y la necesidad de validación externa. La vulnerabilidad de la letra y la expresión vocal transmiten una conexión emocional única, con bellos arpegios de guitarra y una producción minimalista.
  5. Te odio tanto: Un giro humorístico en el álbum, que permite a Carla explorar la libertad de odiar sin restricciones. La canción sirve como un respiro cómico en medio de la intensidad emocional del álbum. La catarsis es dirigida en formato acústico, con arreglos de guitarra y un rasgueo intimista. 
  6. Morir: Inspirada por un concurso, «Morir» ofrece una visión reflexiva sobre el propósito en la vida y la creencia en la reencarnación. Carla comparte su búsqueda personal a través de la música, invitando a los oyentes a reflexionar sobre sus propias vidas, cerrando con la pieza más larga y armónicamente más movilizada, con sutiles y acogedores arreglos de cuerdas.