12 (DOCE)

En el mundo del cine son pocas las cintas que se versionan y se siguen versionando y peor aún que lo logren con éxito. No es tan tolerable como en el mundo del teatro en el cual una obra se repite mil veces y se adapta en cada país. El cine, su público es más exigente en este tema, quizá un poco más pretencioso o sacraliza y sataniza esta práctica. Solo se la ve pertinente en el subgénero de súper héroes. Sin embargo, hay exepciones, podemos hablar de casos exitosos como el de 7 samuráis de Akira Kurosawa que se clavó en el corazón del cine occidental hasta el punto de versionarse de maneras incontables.

12 Es una película rusa de 2007 dirigida por Nikita Mijalkov y basada en el guion para televisión de Reginald Rose: Twelve Angry Men, en español Doce hombres sin piedad, del cual se hizo una película 12 Angry Men en 1957, con un casting de mucha calidad encabezado por el magno Henry Fonda, esta cinta avasalló con todos los premios que pudo y se ha convertido en una célebre cinta de referencia. En 1997 volvimos a ver una versión 12 Angry Men con Jack Lemmon, Tony Danza, entre otros, esta nueva versión gozó también de una excelente crítica y aprobación del público. Aparte de ello se han realizado versiones en España, México y otros países, con poco eco internacional. ¿Era necesaria la versión rusa?

Si somos tan puristas como tienden a ser los amantes del Cine, pues no. Pero si somos realistas el eje, el espíritu de esta cinta sigue bastante vigente en nuestro tiempo. Realmente el gran aporte de esta nueva versión está en conocer una realidad poco conocida para el mundo occidental y está relacionada con la vida cotidiana de la Rusia contemporánea. Porque realmente conocemos a la Rusia de siglos pasados de la mano de los magnos literatos rusos. No obstante, no estamos tan cerca de ellos desde el universo del celuloide.

Sobre la cinta como tal tengo sensaciones encontradas. Si bien reconozco su valor para entender su cultura como ya expresé anteriormente, la verdad es que no me gustan sus actuaciones. Los primeros 20 minutos parecen una parodia, las actuaciones son demasiado expositivas. Todo el mundo expresando innecesariamente sus puntos de vista y prejuicios para perfilar la psicología de los personajes. Cosa que se vale en la versión del 57 pero 50 años después, hay que ser más creativos. Aparte su excesivo metraje la hace casi insoportable, es decir casi 3 horas. Realmente hubo momentos en los que tuve que pausar y hasta me distraje. Su prolongación la hace un poco cíclica en diálogos.

Tomarlo como versión libre les permite jugar mucho con factores como la narrativa. Hay una serie de flashbacks que van develando poco a poco de manera sutil y a veces un poco excesiva la realidad. Acá es un premeditado que se vive un error. Por eso es tan fácil estar en favor del veredicto “no culpable”, mientras que las versiones anteriores me gustan más, pues nunca queda claro si resolvieron o no el asunto para bien o para mal, aparte no hay un rostro físico de la persona sindicada del homicidio. Darle un rostro al acusado nos empuja a tomar una perspectiva. Como sea lo que siempre hará que la cinta sea buena por encima de todo es su esencia del principio de la duda razonable.

Vale la pena verla, la verdad no sé, es demasiado larga. Su aporte es poco, si te interesa conocer más Rusia, pues lo vale, sino pues en innecesario porque sus bases están mejor expresadas en las dos anteriores con creces. Yo no me la vería de nuevo. Prefiero repetir las protagonizadas por Fonda, o Lemmon 10 veces antes de volver a ver esta.

Trailer

Cinta complete

Frecuencia Alternativa

Somos un medio de comunicación digital multiplataforma, alternativo e independiente, enfocado en las expresiones artísticas y culturales, de la Corporación Frecuencia Alternativa.

31 comentarios en «12 (DOCE)»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *