HUNGER

Por: Jonathan Cantillo Reyes

Es una mierda de película con mucho valor como arte. Cuando vi Hunger pensé en 2 cosas mientras veía la cinta. Lo primero fue una pregunta que me hizo un amigo y estudiante: “¿Qué es una película de culto?”, Preguntó. Mi respuesta tenía muchos incisos, entre ellos le dije: “No tiene que seguir las reglas, las quiebra”. Lo segundo fue en esa misma línea, al reírme en mi interior de un videografo y de un editor de un cortometraje que hice y de muchos de mis profesores: “corte la escena, solo son 3 segundos por toma”, decían de manera dogmática y peligrosa.

Hunger en una cinta llena de silencio en cuanto a diálogos, pero con una narración visual que habla a gritos. Hasta dar paso a una escena central que expone el epicentro del problema por 22 minutos de una conversación con un plano de 15 minutos, otro de 5, y luego otros dos más para sumar esos 22 minutos. No obstante, es necesario, leer entre líneas porque la mayoría de todo el diálogo expresa poco.

Una historia desgarradora, dolorosa, escatológicamente fuerte, hace rato no tenía que cerrar los ojos viendo una película, en este film hubo una escena que me dolió tanto que no pude ver, abría los ojos por momentos para ver cuando terminaba el suplicio. Basada en hechos reales; un preso de la cárcel de máxima seguridad Maze Prison lidera en 1981 una ardua huelga de hambre en prisión.

Antes de que el gran Steve McQueen se elevara con el máximo galardón que ofrece el séptimo arte por su obra 12 años de esclavitud, realizó dos magníficas piezas que estaremos comentando por acá, ambas justamente protagonizadas por un viejo conocido de todos, quizá por su papel más superficial como Magneto en X-men, Michael Fassbender o por uno de los Bastardos sin gloria, de la mano de Tarantino.

La historia busca exponer de una manera clara un aporte técnico y narrativo al cine en sí mismo y desafiar los convencionalismos. Creando un ambiente execrable, desagradablemente incómodo con paredes llenas de mierda. Eso es bastante incómodo, aparte posee una iluminación llena de claroscuros de alto contraste para intensificar el dramatismo y escenas de siluetas.

En cuanto a su trasfondo de contenido esencial está dirigido a la crítica a la violación de los derechos humanos. Las infracciones, los maltratos siempre dejan a una persona que marca el contraste de lo humano en el bando de los inhumanos del poder: un policía antidisturbios que no soporta la paliza a los reclusos, un enfermero que ofrece cuidados paliativos con mucha compasión, funcionan como esa ancla. Tocante a las motivaciones que llevaron a los autores al interior y las motivaciones del lado de la autoridad son dejadas de lado para quedarse con la puesta en escena del sufrimiento.

En su resolución la cinta muestra el doloroso y lento sucumbir ante la muerte por el hambre del protagonista. Termina siendo una película muy atractiva desde el plano artístico, aunque en pro de ello sacrifica el aporte social, le falta fondo al no exponer las motivaciones detrás de las partes. Me gustó, pero le faltó.

Frecuencia Alternativa

Somos un medio de comunicación digital multiplataforma, alternativo e independiente, enfocado en las expresiones artísticas y culturales, de la Corporación Frecuencia Alternativa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *